miércoles, 22 de febrero de 2012

PRIMAVERA VALENCIANA

Mientras el Congreso debate los aciertos o desaciertos de la nueva reforma laboral y sus posibles enmiendas, en la calle se suceden las manifestaciones. Todas orquestadas, no hay duda, pero nadie se mueve si no encuentra motivos, si la problemática no le toca de cerca. Las protestas de estudiantes que copan páginas, titulares y redes sociales son reflejo del descontento social y juvenil ante la desesperante falta de oportunidades.
Uno de los tensos momentos en las protestas

Vaya por delante que no creo en la violencia como defensa de ninguna causa y que no todo es como parece en los vídeos. (No perdamos la visión crítica ante lo que muestren los medios o un vídeo de youtube de 1 min) Deberíamos saber primero qué ocurrió minutos antes de la carga policial en Valencia, si había o no jóvenes radicales, si habían provocado a la autoridad, si se les había advertido de que tenían que finalizar la manifestación y no lo hicieron ... Es complicado conocer bien lo que sucedió. Lo que sí es cierto es que una vez prendida la llama, es difícil apagar el incendio. No se puede justificar el ataque a diestro y siniestro (¡desde luego que no!), pero tampoco defender a ciegas a todos esos jóvenes, algunos poco inocentes, a los que seguramente, a la luz de los acontecimientos, les habría compensado organizar la marcha previamente con permisos y organización del recorrido (algo en lo que los sindicatos son ejemplares, por cierto).

En un estado de derecho, la libertad de manifestación y expresión son dos pilares básicos, irrenunciables; pero eso no da barra libre al "todo vale y si quiero me manifiesto aquí y ahora". Porque lo que empezó como una protesta en un instituto terminó siendo una movilización por las calles valencianas. 

Esos mismos anti-disturbios, las fuerzas de seguridad del Estado en general, tantas veces criticadas, son instrumentos para garantizar la libertad de todos. Esa libertad que termina donde comienza la del otro. Ni ellos pueden atacar a todos por igual, ni los manifestantes pueden excederse en sus derechos.

No quisiera decantarme por unos o por otros. Sólo recordar que todos tenemos también deberes. Veo muchos comentarios en facebook, twitter, en periódicos... Cada uno tiene que forjarse su opinión, pero me pregunto cuántas de esas que se vierten tan fácilmente por estos canales han sido fruto de la reflexión, previa documentación.


No dudo de las razones para protestar y movilizarse de los jóvenes valencianos. Es más, estoy segura de que tienen motivos, pero cuando las cosas se hacen mal de partida, es fácil que acaben peor.

En esas manifestaciones había personas a las que les interesaba alargar la protesta y provocar a los anti-disturbios ... Y es muy sospechoso que se movilicen todos de repente y por que sí a una semana de la huelga de estudiantes del 29-F. 

Al margen de estas cuestiones, las manifestaciones sin incidentes, ni provocaciones son un ejemplo de civismo, de madurez democrática. Y en España ha habido muchas, las ha habido esta semana, como apoyo a los estudiantes de Valencia y no ha pasado nada.

Desde luego, si uno mira las oportunidades que este "estado del bienestar" les ofrece a los jóvenes, es fácil comprenderles. 

Que se depuren responsabilidades, desde luego. Pero, sobre todo, aprendamos a expresarnos, a movilizarnos y a crecer en una cultura del diálogo.

A. M. M.

4 comentarios:

  1. el "quemao"22 de febrero de 2012, 6:32

    Creo que uno de los grandes problemas es que muchas veces uno se orienta sin contrastar información. Puedes encender la televisión y te muestran lo que ha pasado...piensas, que cabrones estos de la policia...pero contrastas la información por otro lado y observas que no es todo lo que parece.
    La culpa? sin duda de los medios de comunicación, porque o se están decantando por los manifestantes, o lo que gusta es el morbo de un "enemigo", o lo peor de todo, porque no se han informado bien (es como si fueras al médico y ese profesional no supiera hacer su trabajo).
    En este país nos gusta mucho hablar de nuestros derechos y nos limpiamos el culo con nuestros deberes.

    RESPETA Y TE RESPETARÁN

    ResponderEliminar
  2. Vaya, vaya, sin que estás quemao... Yo no lo veo de forma tan catastrofista. Pero sí creo que hace falta que hagamos todos un ejercicio crítico ante todo lo que vemos, escuchamos, leemos. Las cosas no siempre son lo que parecen...
    Hoy ABC publica esta noticia... Desde luego gato encerrado hay... No se hace una web así de la noche a la mañana, ni se orquestan manifestaciones tan fácilmente. Luego ya cada uno, que valore por sí mismo y saque sus propias conclusiones.



    AMM

    ResponderEliminar
  3. http://www.abc.es/20120223/espana/abcp-revuelta-disenada-enganos-20120223.html

    ResponderEliminar